Colores (intro)

Todo el mundo sabe que los colores afectan psicológicamente a las personas, provocando estados de ánimo y sensaciones distintas, dependiendo del tono, saturación, y cultura en la que vivamos (en Japón, por ejemplo, el blanco es el color de la muerte).

Cómo elegir el color adecuado

Elegir el color adecuado para pintar cada estancia de una vivienda o un negocio, debería estudiarse teniendo en cuenta estos aspectos del color, y no simplemente dejarse llevar por los gustos personales.
En lugares como restaurantes, es buena la decoración en tonos naranjas, ya que es un color que abre el apetito. En hospitales, el azul y tonos neutros, tranquilizan el ambiente, o, en entrevistas de trabajo, el color de la ropa que lleves, dará una impresión u otra (si quieres ser impactante y parecer creativo, ponte colores fuertes, y si quieres dar impresión de persona seria y formal, vístete con colores oscuros).

Cada color ejerce sobre la persona que lo observa una triple acción:
Impresiona al que lo percibe, por cuanto que el color se ve, y llama la atención.
– Tiene capacidad de expresión, porque cada color, al manifestarse, expresa un significado y provoca una reacción y una emoción.
– Construye, todo color posee un significado propio, y adquiere el valor de un símbolo, capaz por tanto de comunicar una idea.

Es importante saber, que uno de los factores que influyen muchísimo en la percepción de los colores en el ojo humano es la iluminación del ambiente, ya que ésta no sólo puede modificar el color de acuerdo con la forma en que incide sobre la superficie pintada, sino que además puede “crear un ambiente” por sí misma, pero de esto ya hablaremos en otro momento…

Cómo utilizar colores en la decoración

Os dejamos un pequeño resumen de cómo utilizar los colores en decoración (nos quedamos con los colores básicos), y poco a poco iremos ampliando información con nuevos post específicos de cada color.

El rojo puede resultar cargante si abusamos de él. Si lo usamos para detalles en nuestra decoración, aportará calidez. Es un color que funciona bien con los neutros, porque les da vida.

El amarillo es muy utilizado en zonas de acceso y cuartos de estudio, es un color estimulante. Por su característica de “generar calor” es recomendable en climas fríos. Los colores basados en la gama de los amarillos son en su mayor parte neutros y fáciles de utilizar. El uso excesivo del amarillo crea una sensación de informalidad.

Uno de los colores preferidos pero de los más difíciles de usar en decoración es el azul.
Es perfecto para dormitorios infantiles para ayudarles a calmarles y apaciguar su energía. Debemos tener cuidado con el tono y la saturación, para no crear estancias demasiado frías, o neutralizarlo con grises o blancos.

Esto es todo, de momento. En el próximo post de Colores, os hablaremos del blanco.

 

 

                                                                                                                               -Loli Pardo-

Post your thoughts