Colores: Blanco

Muchas son las características que se le atribuyen al color blanco: pureza, sencillez, inocencia, delicadez, sofisticación…pero, la que más destacaría yo es su cualidad de potenciar las propiedades positivas del resto de colores o materiales.

  Por ejemplo, un blanco combinado con madera multiplica la calidez de la misma, o el blanco mezclado con el verde de las plantas aviva el frescor de estas.
  El blanco sobre blanco para decorar se está convirtiendo en una tendencia elegante, delicada y sofisticada, convirtiendo cualquier objeto de poco valor en la joya de la corona.

Es un color que nunca ha pasado de moda en la decoración, pero últimamente se ha posicionado con fuerza, ofreciéndonos la posibilidad de sacar el máximo partido a los espacios por su variedad de tonos y las combinaciones que estos nos ofrecen.

 

  Una de sus principales ventajas es lo fácilmente combinable con cualquier estilo, y a la hora de decorar, la elección del blanco como color principal nos garantiza la creación de ambientes suaves en los que destaca la pureza, simplicidad y elegancia.
  Aparentemente sobrio y aburrido, nada más lejos de la realidad. Con tonos blancos por bandera, este color combinado con pinceladas de grises y pasteles, crea espacios luminosos y más cálidos de los que se conseguiría con una monocromía total.
  Pero al mismo tiempo, si elegimos una paleta monocromática, el blanco contribuye a dar protagonismo a otras piezas de la decoración como por ejemplo una mesa de centro de la sala, una lámpara, un cuadro…

  Aunque el color blanco, es un color neutro que hay manejar con precaución y no es la elección más fácil, ya que implica saber jugar con la textura de los materiales, su simplicidad puede permitir crear armonías delicadas y románticas.

-Loli Pardo-
 

 

Post your thoughts